HORARIO DE TUTORÍA SEGUNDO CUATRIMESTRE. Curso 2009-2010

El horario de tutoría para el segundo cuatrimestre será los jueves, de 11.30 a 13.30, en el despacho del Aula-Taller (piso sótano), previa solicitud de cita en el correo arnao@cesdonbosco.com















martes, 15 de diciembre de 2009

Símbolos, signos y propiedades (¿intelectuales?)

En la mayoría de nuestras ciudades, al menos en las que comparten con nosotros una serie de tradiciones más o menos emparentadas a través de los años y de los avatares de los tiempos, entre las que comparten nuestra cultura, los primeros días de diciembre son motivo de alumbramiento: lo son fácticamente, porque tiene lugar el encendido de miles de lucecitas (actualmente, preocupados por el "cambio climatico", estas luces son unos leds que supuestamente iluminan muchísimo y apenas consumen); lo son espirituamente (o, al menos, anímicamente), ya que entre unas cosas y otras, el ser humano se invita a sí mismo a comportarse mejor con cuantos le rodean; y lo son económicamente, porque, no lo olvidemos, de las navidades vivimos todos en mayor o en menor medida, y en parte incluso ese "materialismo" puede hoy por hoy salvar de la crisis a numerosas familias por eso de la necesidad de reactivación de la economía para libarnos todos de la quema. Si hay algo que, a mi juicio, debe caracterizar a una sociedad, es el mantenimiento de una simbología suficientemente ajustada a una serie de valores que han sido los posibilitadores de que esa sociedad haya sobrevivido frente a otras. Cuando menos, supongo, la sociedad en cuestión debería estar agradecida a esos valores aún cuando parte de ella no los practique.
En todo simbología, la referencia entre el significante y el significado debe estar claramente expresada. Se supone que si ésto no se produce tiene lugar el surgimiento del "signo": cuando en laprimera escritura fenicia se representa la cabeza de un toro para atribuirle un significado lo que realmente se está representando es esa cabeza con la correspondiente cornamenta. De ella surgirá después un signo que evolucionará en la primera letra del alfabeto hebreo (alef) y posteriormente la A árabe. En el signo, toda referencia, a la realidad ha quedado suprimida.
Desde es perspectiva, la decoración navideña de nuestras ciudades, la particular-privada y la institucional-pública, me parecen cada vez más sígnicas o en todo caso, si es que hay en ellas aún algo de símbolo, más "naïf", más "kischt" e incluso más "gore" (en los balcones de mi calle, cada año más, se ha puesto de moda colgar literamente unos papanoeles de tal suerte que en más de una ocasión parecen auténticos ahorcados; esta sensación es mucho más acentuada si se trata de los reyes magos, a los que también se "ahorca"...y eso que algunos son de un tamaño parecido al de un niño de cuatro años...). Recuerdo también la ocurrencia del alcalde de Madrid hará unos tres o cuatro años, cuando las calles de Paseo de Recoletos y la Castellana estaban surcadas por "palabras" en lugar de estrellas: menestra, verdura, albaricoque...y cosas por el estilo (creo que eran todavía más absurdas). Parece ser que la tendencia es desposeer de simbología "religiosa" los epacios públicos, tolerando no obstante (¿por cuanto tiempo?) árboles de navidad (también de origen cristiano, aunque se inspirasen en celebraciones paganas) con sus correspondientes adornos (en su origen, allá por 1600, las "bolas" eran mazanas, símbolo de las tentaciones y el pecado original, y las "luces" , velas, símbolo de la Redención).
Supongo que esta misma vacuidad, que se empeña en combatir otro tipo de signos en la escuela en nombre de la tolerancia, no sucumbirá a la tentación de prohibírnoslo todo, inclusive la utilización de un "gordo de rojo" inventado por Coca-Cola para publicitar su color y su marca allá por los albores del siglo XX. Recientemente lo ha intentado con la excusa de proteger los derechos de propiedad intelectual de una serie de artistas (que no de todos) y curiosamente con el liderazgo de una Ministra que pertenece a ese gremio. Es curioso que una sociedad como la nuestra, que se empeña en liberarnos de casi todas las responsabilidades sobre nuestros actos (no hay más que ver nuestro código penal y lo poco que se castigan algunos de ellos), esté tan preocupada por garantizar las prevendas que algunos obtienen de los mismos. No sé si esto afecta a las esculturas, por ejemplo, o a los edificios de la Gran Vía (que celebra ahora su centenario): ¿acabarán cobrándonos cada vez que paseemos por el Retiro para ver la estatua del "Ágel Caído"? ¿Habremos de pagar a la entrada de determinada calle porque sus edificios son consierados como bien cultural?¿A qué heredero de Juan de Herrera debemos pagar cada vez que veamos El Escorial desde la carretera de la Coruña?
Suponiendo que exista una propiedad intelectual, supongo que queda suficientemente reconocida cuando se garantiza precisamente el reconocimiento de la autoría de una determinada obra. Y supongo que cada cual sabe el riesgo que corre cuando la realiza en uno u otro soporte: yo, por ejemplo, soy autor de los libros de plástica para Primaria de una determinada editorial (Edelvives, concretamente) y naturalmente prefiero que se vendan mis libros y no se fotocopien; por si las moscas, existe una entidad (CEDRO) que cobra un canon a los fotocopistas y me garantiza parte de ese dinero que se "pierde" (que la editorial y yo perdemos, naturalmente) con esas fotocopias; aunque la misma editorial ya lo ha previsto y ha publicado, en lo propios libros, un material que publicita como "fotocopiable"...No sé si esto es extrapolable a la música, pero creo que en parte internet ha contribuido a que aquellos que no han tenido la suerte de afiliarse a un lobby o no han podido entrar en la dinámica del "mercado", aquellos que, por ontra, tienen talento suficiente, hayan podido dar a conocer sus creaciones.
En resumidas cuentas: yo preferiría que todo el mundo conociese mi obra en lugar de cobrar porque la conozcan sólo unos pocos. Naturalmente que no renuncio a lo que mi obra me reporta cada fin de año, pero menos aún renunciaría a que se reconociera mi autoría. De igual manera, no cobro un sólo euro por cada visitante del pueblo de Hecho (Huesca) que recorre la Travesía Muro y ve allí mi escultura "Caballo". Lo malo que, en ese caso, no siquiera hay un letrero que ponga mi nombre.

Os adjunto, sólo por curiosidad, el manifiesto cotra la supuesta ley antidescargas que prepara el gobierno de España. Lo he sacado de una págna con la que no tengo ninguna relación, que no conocía y que sólo conozco porque figuraba como entrada principal al buscar dicho manifiesto en google. Quiero destacarlo porque no me hago responsable de lo que haya en el resto de la página...¡Que conste! (Os lo adjunto en la parte de la derecha, donde aparece la foto de mi "Caballo")

En fín: sólo os pido un comentario general sobre simbología y propiedad intelectual. Y que celebréis bien (en el buen sentido de la palabra "bueno", como diría Machado) estos días.
Feliz Navidad.

14 comentarios:

  1. La Simbología, ciencia que estudia el significado de los símbolos, se identifica con el entorno y la herencia y nos permite a la vez una conexión con ambos.

    Lo que ha hecho posible que una sociedad sobreviva frente a otras, ha sido eso, el mantenimiento de una simbología, el hecho de que por tradición hacia nosotros la simbología haya pasado de una generación a otra.

    El símbolo sería como la imagen, figura…que manifiesta o representa una idea o concepto. Su significado iría mucho más allá de la representación, transmitiría un mensaje o idea ‘oculta’ simbolizada por el símbolo; compuesto por una parte conocida y otra desconocida (significante y significado) componiendo ambas el meollo o extracto, simbología expresada. Es más que un significado inmediato.

    Los signos por otro lado, sirven como meros referentes o imágenes de una cosa.
    A diferencia del signo, el símbolo no es completamente arbitrario, ni univalente, ni vacío según Saussure, “porque hay un rudimento de vínculo natural entre significante y significado”.


    En cuanto a la propiedad intelectual se definiría como toda creación del intelecto humano; configurado por la propiedad industrial (hace alusión a las invenciones, patentes, marcas, dibujos y modelos industriales e indicaciones geográficas de origen) y el derecho de autor, derecho del artista o intérpretes sobre sus confecciones. Hace referencia al creador de la obra artística, el autor y a los derechos de los que éste goza como cualquier licencia que pueda dar a terceros. Abarcaría las obras literarias y artísticas; las novelas, los poemas y las obras de teatro, las películas, las obras musicales, las obras de arte (dibujos, pinturas, fotografías y esculturas) y los diseños arquitectónicos.

    Feliz Navidad!
    Irene García Martínez (3ºEd.musical)

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer la entrada casi con una carcajada malvada en la garganta (que por supuesto, no va a salir e irse de rositas).
    Doy por evidente la quemadura de Juanjo frente a la ley de protección de la propiedad intelectual; y sin ánimo de hacerle la pelota, he de suponer que desde nuestro campo artístico, todos opinamos más de lo mismo.

    Pero... ¿cómo que si es extrapolable a la música? Preguntarse eso en los días que corren me parece rizar el rizo. Si no, que se lo pregunten a Ramoncín & Company, que estarán ahora mismo felizmente sentaditos en frente de su chimenea haciendo cuentas sobre el presupuesto navideño posible, incluyendo por supuesto el propinazo que se llevan a nuestra costa gracias a aquel invento maravilloso llamado canon. Menuda panda de hipócritas...

    ¡La actual ley de protección de la propiedad intelectual está completamente desvirtuada! Quiero decir... ¿que significa que protejan el fruto de tu "intelecto"? Desde luego, no que te lleves una comisión por cada impresora que se compra un pobre desgraciado que probablemente haya ahorrado sin parar durante unos cuantos meses para comprársela.
    Todo es cuestión de buscar un punto medio. Es más que evidente que nadie va a dejar de hacer fotocopias o bajar música con el eMule, por aquello de la comodidad, y ni siquiera incurriendo en un delito de falta de moral. Son comportamientos tan estandarizados en la sociedad acutal que meterse a valorar su dudosa fe no es más que perder el tiempo.
    Yo no condeno a los que tratan de proteger a los autores, ni a los autores que tratan de protegerse a sí mismos, pero por Dios, no saquemos los pies del plato, que se nos está empezando a ir de las manos (a nosotros no, me refiero a Ramoncín & Company).

    Y con respecto a la pérdida del significado de la simbología (en este caso navideña)... ¿qué se puede decir? Volvemos a lo de siempre, la inevitabilidad.
    Y conste que yo no pienso ir de acérrima defensora de los valores cristianos tradicionales, porque no va conmigo; pero aún así, sigue doliéndome la ignorancia borrega de los que aceptan al "gordo de rojo" (por cierto, ja, ja, ja) sin preguntarse siquiera de dónde ha salido.
    Me consuela saber que toda esa panda van después a las cabalgatas con los peques y vitorean a nuestros Reyes Magos. Es una cuestión de chaqueterismo.
    ¿Y si me ofrecen unos días de vacaciones en los que la gente se dedica a gastar, gastar y gastar y a ponerse fino de langostinos? Pues vale, viva la Navidad... pero vamos, viva la Navidad como puede ser viva la fiesta del Dios de la Lluvia. Mientras siga comiendo langostinos...

    Por cierto... ¡Feliz Navidad a todos, y que no os dé un empacho de langostinos!

    María Zubiaur Precioso (3º Ed.Musical)

    ResponderEliminar
  3. Los símbolos pueden representar cualquier cosa, y en sí mismo pueden serlo también. Yo creo que la música puede ser también un símbolo, puesto que también es una representación de las sensaciones que se pueden tener cuando se escucha. También para cada persona puede haber simbologías distintas, ya que lo hay en distintas lenguas, distintas culturas, o en diferentes familias, puesto que hay ciertos símbolos que sólo tienen significado para uno de estos grupos. El acercamiento a esta simbología puede crear más aprecio por las cosas que en sí por sí mismas no signifiquen nada, haciéndonos valorarlo de forma más significativa.

    En pocos años atrás, la sociedad artística ha sufrido mucho en cuanto a la propiedad intelectual. Los avances tecnológicos dan paso al incremento de opciones en el mismo plano, lo cual deja un vacío a los artistas, puesto que la gente desde su casa y sin gastar un céntimo, puede obtener casi todo lo que buscan.Por ello es necesario que para que sigan creando, no se mueran de hambre y empiecen a buscar otros trabajos para poder vivir y únicamente sigan haciéndolos los que ya estén en la cumbre, porque no dejaría de ser como la clase noble y la pobre dentro del arte. Todos tenemos derechos a que una obra se reconozca como nuestra y poder vivir de ello para dedicarnos a lo que queremos. Sin embargo, estoy de acuerdo también en que la mejor herramienta de conocimiento es internet, y que gracias a ello podemos conocer el doble o el triple de cosas que podríamos haber conocido y por lo tanto, ¿qué mejor medio de expandir el arte? También por ello hay que saber seleccionar lo que es arte de lo que no, pero ahí entramos otra vez en el debate que no se queda realmente muy claro.


    Beatriz Arroyo Rodriguez
    3º Ed. Musical

    ResponderEliminar
  4. Un símbolo es la representación palpable de una idea aceptada socialmente, es la forma de expresar una idea más o menos abstracta, en la sociedad en la que vivimos todo se compone de símbolos y los que no lo tienen se inventan como por ejemplo el famoso R9 de Cristiano Ronaldo, está claro que la Navidad es la época del año que más símbolos tiene y muchos seguimos sin comprenderlos, sin saber de dónde vienen ni nada… Pero no todos los símbolos vienen impuestos por la sociedad o tienen su historia, algunos pueden ser creados entre un colectivo como representación de algo, entre una pareja e incluso algunos pueden llegar a tener mucho más significado para una persona del que inicialmente tenía.
    En conclusión, los símbolos nos va a acompañar siempre y lo único que podemos hacer es comprenderlos para saber utilizarlos mejor o aprender de ellos, aunque en algunos casos hayan llegado a evolucionar perdiendo su significado original.
    La propiedad intelectual es el conjunto de derechos que corresponden a los autores y a otros titulares (artistas, productores, organismos de radiodifusión...) respecto de las obras y prestaciones fruto de su creación.
    Realmente no estoy muy puesta en este tema, creo que los autores deben de pagar un dinero por registrar sus obras y a partir de ahí todo el que quiera hacer uso de ello, deberá pedir permiso e incluso pagar una tasa por usarlo.
    Intentando respetar los derechos de autor ha aparecido el famoso canon por el que ahora nos cobran un “impuesto” por todo aquello que se considera sirve para ir en contra de estos derechos pero ¿realmente es el autor quien se beneficia de este canon? ¿Son los autores los que lo piden para que se regule el uso o mal uso de sus obras? Creo que muchos autores, como en este caso Juanjo, preferirían un reconocimiento o conocimiento mayor de sus obras a cobrar al final de año los euros que le puedan reportar.
    Beatriz Molina Romero
    3º Ed. Musical

    ResponderEliminar
  5. “…Se empeña en combatir otro tipo de signos en la escuela en nombre de la tolerancia”
    ¿Qué entienden por tolerancia?

    Me pregunto qué entienden por tolerancia el gobierno y todos los que tratan de eliminar de manera descarada la religión cristiana en una sociedad con raíces cristianas y con una identidad forjada desde el seno de dicha religión.

    Juanjo, has tocado uno de mis interrogantes, unos de los temas que me llevan a reflexionar, a pensar, a buscar y a hacerme un montón de preguntas que muchas veces deseo hacer a esa gente personalmente; como aquella con la que he iniciado esta reflexión: ¿Qué entienden por tolerancia? Para acoger a la gente, para ser solidarios con todos y no discriminar a nadie ¿es necesario tapar, ocultar e incluso excluir lo propio? ¿La eficacia y veracidad de la solidaridad y acogida a todos radica en perder la propia identidad? ¿Para evitar la discriminación de otras creencias o confesiones es necesario esconder la propia identidad o la propia creencia?, etc.

    Me llama muchísimo la atención que se quiera desterrar todos los símbolos de la religión cristiana en España, cuando la bandera de la Unión Europea tienen todo un significado religioso: el color azul del fondo, la colocación circular de las 12 estrellas, las 12 estrellas (que no dependen del nº de estados miembros que constituyen la UE). El nº 12 según la tradición cristiana es el símbolo de la perfección, de algo que está completo, unificado, acabado. Y es más, no sólo simboliza la Unión de Europa sino que es, a demás, la identidad de Europa en un sentido muy amplio. Todo eso me da a entender que España se está autoexcluyendo, se rechaza a sí misma, rechaza su identidad para ser un nadie. ¿Qué le sucede a una persona cuando pierde su identidad, cuando no sabe quién es o simplemente la excluye?


    Desde mi punto de vista lo que pasa es que todos los que suben al poder hacen siempre lo que les da la gana. Cuentan con el pueblo cuando les interesa (ganar las elecciones) y después a tomar por saco. Todo lo demás está “bajo su propiedad”, (o por lo menos esto creen y así actúan) pudiendo hacer y deshacer como les da la gana y como les dé a entender.
    ¿Cómo se les ocurre sacar, difuminar y eliminar algo que identifica a todo un pueblo? Sé y reconozco que hoy en día la religión cristiana para muchos jóvenes no significa nada, pero la gran mayoría todavía cree en Jesucristo, en el sentido de la Navidad, en la cruz, etc. ¿Por qué se tiene que fastidiarse la gran mayoría por acoger a una minoría? ¿Tienen más derechos los inmigrantes que los propios españoles?
    Para mí se tiene una concepción muy errónea de la tolerancia y además se sirven de la inmigración (musulmana sobre todo) para justificarse, no obstante se les ve el plumero. ¿Por qué los que inmigran, con sus creencias, no se adaptan ni acogen lo que encuentran en el país de entrada? Si ellos tienen sus mezquitas y pueden realizar su culto con toda normalidad, expresarse con toda libertad en España ¿por qué los religiosos no pueden expresar sus creencias de la misma manera con los crucifijos en los colegios? ¿Qué país excluye o ha excluido sus creencias por ser solidario y tolerante con los inmigrantes? Sólo España de momento, si no me equivoco.

    Todos hacen lo que les da la gana: no a los símbolos religiosos cristianos, pero con excepciones menos el árbol navideño, los reyes magos, etc. ¿Por qué será? Habrá algún que otro interés.

    En definitiva, aunque pasen a ser signos los símbolos, y aunque hagan lo que les dé la gana los dirigentes políticos, nadie podrá quitar al hombre lo que tiene en su ser, en lo más profundo de su ser: el lugar de encuentro con la Trascendencia y la búsqueda constante e incansable de la Trascendencia, de este OTRO que unos llaman Dios, otros Allá, para otros no tiene nombre,, puesto que es algo, etc.
    Con o sin los símbolos el hombre seguirá buscando la Trascendencia, aunque lo tendrá más difícil por la falta de símbolos o si éstos pasan a se signos.

    ¡FELIZ NAVIDAD A TODOS Y PRÓSPERO AÑO NUEVO 2010!

    Marlène Evita Dyombe
    3º E. Musical

    ResponderEliminar
  6. Saliéndome de la carga teórica que podríamos aportar en cuanto a la diferenciación de dos entidades semióticas, como son el símbolo y el signo, prefiero centrarme, con toda la subjetividad que creáis encontrar, en proferir una opinión personal sobre diversos matices que me han llamado especialmente la atención.


    En primer lugar, la navidad. Pese a estar de acuerdo en la desvinculación simbólica que dicha celebración tiene ahora mismo en nuestra sociedad (algunos pensarán que no debería generalizar, pero entre los “pocos” que parecen salvarse, nos encontramos con el mismo grupúsculo que tanto detesto, aquellos individuos del Do de pecho los domingos en la misa de doce, de exaltación de devoción y caridad cristiana de cara a la galería, y que luego predican con el ejemplo de la falsedad y la contradicción en su día a día), no estoy de acuerdo en el centro de la desvirtuación de dicha celebración. Y es que, ponga “pollofrito” en preciosas letras iluminadas o haya una estrella que señale el camino de Oriente, estas fiestas se han convertido en una parodia del sentido original, dónde todo es consumo, despilfarro, apariencias y buenas palabras.
    No nos engañemos, la felicidad hipócrita que transforma a la gente durante este periodo en raras ocasiones parte de un sentimiento profundo y revelador; más bien, de unos ansiados días de vacaciones, de unas comilonas ingentes aderezadas por mares de Rioja y ríos de Juvé i Camps, de la compra abusiva y enfermiza de todo tipo de mercancías, y de otros tantos elementos que nada tienen que ver con el significado de antaño.
    Quizás, relegar al ámbito doméstico la autocrítica, la reflexión profunda sobre nuestras creencias y nuestros compromisos, así como otros elementos del mismo conjunto, puede ser un buen comienzo para fomentar un caldo de cultivo saludable, para empezar a analizar si la culpa viene de fuera, si nos afecta cierto símbolo o la retirada del mismo, o, si por el contrario, eso no deja de ser irrelevante mientras la sociedad hace tiempo que dobló la esquina y perdió su sendero.


    Sin ánimo de haber resultado demasiado radical, voy a moderar mi postura en el tema de la propiedad. Bueno, todavía no.

    Oír el término propiedad ya dispara mis alarmas; uno debe estar pendiente, porque “quién no corre, vuela”, y ahora está de moda que todo sea propiedad de alguien. Desde las personas a los versos de un poeta, desde las casas desocupadas a las cancioncillas más rampleras.
    Bien, es evidente que unos límites nos ayudan a funcionar, pero las líneas que los conforman, como diría el griego Apeles, son muy delgadas. Y es que, basta un pasito, para que la compañía de turno (o la constructora de turno, o el empresario de turno…) se enriquezca sobremanera a costa de los demás.
    Mi postura aquí, y ahora sí, es moderada: quiero mis derechos, el reconocimiento de mi autoría, y quiero, si así se demanda, un precio justo por mi trabajo. Pero esto, en la música, desgraciadamente es una utopía. Las diferencias entre los gastos de producción de un disco, los precios de venta, las ganancias del compositor y las ganancias de las agencias son reveladoras. Excepto cuatro artistas con una enorme repercusión social, el resto, viven de tocar y tocar, de patearse salas cochambrosas o teatros monumentales, de entregar su vida a la música con esfuerzo y sacrificio. Y de esto, perdónenme, nadie habla en la SGAE.

    Porque ya es hora de que puedan entrar menores a ciertos conciertos, de que habiliten salas de conciertos, salas de ensayos, de que favorezcan la música y el arte…¿no es eso lo que reclaman?¿no quieren favorecer a los músicos, a las creaciones, a los artistas?. Igual, nuevamente, la esquina quedó ya en otra calle y ahora no hacemos más que caminar despotricando contra los vecinos, sin preocuparnos de mirar si estamos en la calle correcta.

    Eduardo Marín Martínez
    3º E. Musical

    ResponderEliminar
  7. Si pensaba que cada miércoles era un tema más difícil, este ha superado todos los anteriores.
    Simbología que podría decir de ella pues como has comentado sobre los adornos navideños me gustaría comentar sobre los Villancicos, si aquellas canciones que cantamos en este periodo, tan especial, esos villancicos que viven y perduran a lo largo de los años, ¿quienes fueron sus autores? ¿Cuántas personas han podido variar las letras? ¿También tendrían derechos de autor? Yo creo que lo que tienen bonito los villancicos es su tradición, su simbología. Imagínate en creador de el villancico de "25 de Diciembre" pensando que crearía ese villancico para que mil años después se acordaran de el y que sus tatatatataranietos cobren los derechos de autor o que simplemente el se ve totalmente feliz viendo que mil años después es uno de los villancicos que mas ambientan la navidad, no se.

    Voy a tomar una frase que me han cedido para iluminarme ”se plantea el problema de si el are es un mercado o no, y si lo es, pues si debería o no serlo” ¿el arte es un mercado? Donde todo se puede vender, yo creo que el autor de una obra no solo tiene que simplificarse en vez de “creador” de obras a “fabricador” de obras, porque eso ya seria una maquina, y lo que puede sacar con esa obra, muchas obras hechas en la historia como por ejemplo Miguel Ángel, te lo imaginas pincel en mano diciendo que tiene que ser su obra la mejor para que la gente page dentro de unos cuantos años su entrada para ver esa obra o lo rico que se va a hacer, o simplemente deleitaba viendo como terminaba con éxito su obra de arte y satisfacer como ha conseguido su logro, o pensar como una persona va a admirar su grandiosa obra.

    Símbolos, símbolos, estamos rodeados de simbologías, solo digo que hay que disfrutar de la navidad viviéndola de verdad de sentimiento y no poniéndonos el gorrito de navidad o comprado miles de regalos si saber el porque, solo quiero añadir un dibujo que me gusta mucho, ¡feliz navidad!

    http://grupos.emagister.com/documento/el_arbol_navideno_consejero/1012-91342

    Pilar Dotor Orovio
    3º Musical

    ResponderEliminar
  8. Los seres humanos a veces actuamos por motivos racionales, y otras por razones emocionales. Nuestras acciones son una mezcla de ambas cosas. Este es el caso de las señales. Muchas transmiten información racional al tiempo que comunican estados emocionales. A veces nos convecen más las emociones que la racionalidad. Cuando una señal contiene emociones es un símbolo, nos conecta con los mitos y arquetipos que yacen en lo más profundo de nuestra psiquis. Lo mítico y lo simbólico están presentes en nosotros y en nuestra sociedad día a día.

    Referente a la propiedad intelectual me resulta curioso enfocarlo desde el punto de vista de Rousseau cuando hablaba simplemente de propiedad:
    [...]"El primero al que, tras haber cercado un terreno, se le ocurrió decir esto es mío y
    encontró personas lo bastante simples para creerle, fue el verdadero fundador de la
    sociedad civil. ¡Cuántos crímenes, guerras, asesinatos, miserias y horrores no habría
    ahorrado al género humano quien, arrancando las estacas o rellenando la zanja hubiera
    gritado a sus semejantes!: '¡Guardaos de escuchar a este impostor!; estáis perdidos si
    olvidáis que los frutos son de todos y que la tierra no es de nadie."
    "Tal fue, o debió ser, el origen de la sociedad y de las leyes, que dieron nuevos obstáculos
    al débil y nuevas fuerzas al rico, destruyeron sin remisión la libertad natural, fijaron para
    siempre la ley de la propiedad y de la desigualdad, hicieron de una hábil usurpación un
    derecho irrevocable... ...Todos corrieron al encuentro de sus cadenas creyendo asegurar su
    libertad." (J.J. Rousseau, Sobre el origen de la desigualdad - Segunda parte).

    Raúl González Malnero
    3º Educación Musical

    ResponderEliminar
  9. Más que de “pérdida de la simbología” hablaría de una especie de “mutación de la simbología”. Que desconozcamos el verdadero significado de los simbolos no implica que desconozcamos que existe un significado que desconocemos. Sabemos que no sabemos y no nos da ningún reparo reconocerlo, porque los intereses por los que nos movemos son otros. La simbología inicial da lugar a una nueva simbología (orientada a la cultura del consumo y de la imagen) en función de determinados intereses, en su mayor parte económicos, frente a los que reaccionamos de forma bastante predecible.

    Por todo ello nuestra visión resulta especialmente utilitarista: el niño que hace la comunión, ¿ve un buen botín de regalos esperándole tras un día en el que los focos estan puestos en el? ¿o ve el contenido de carga religiosa que hay verdaderamente en ella? De la misma forma vemos nosotros la navidad y muchas otras celebraciones.

    Con respecto a la propiedad intelectual, no considero que la autoría de una obra de derecho al lucro personal (no soy muy partidario de la prostitución del arte, el objetivo último de un artista no puede ser el lucro), pero bien es cierto que si no existiera dicha autoría, cualquiera podría ganarse la vida a costa del trabajo y las ideas de otros autores, en un mercado en el que la “competencia” es muy reñida y cada uno ha de buscarse la vida para mantener sus proyectos a flote. Sirva como ejemplo para justificar la existencia de la propiedad intelectual.

    En numerosas ocasiones, una obra de un artista es utilizada en un determinado evento por un tercero (que puede ser artista o no) de forma que obtiene un beneficio a costa de un trabajo que no es suyo. Visto así parece justo que el artista autor de dicha obra exija una compensación. Sin embargo, en la práctica las situaciones en las que intervienen sociedades como la SGAE rozan lo absurdo y se ganan con mérito unos cuantos titulares bochornosos.

    Es una pena que esta misma sociedad que en teoría trata de gestionar esa “justicia” artística, tenga el euro por bandera y un par de fábricas de escobas para “barrer todo lo que piyen para casa”…

    David Castro López - 3º Ed. Musical

    ResponderEliminar
  10. Hola, me parece un tema un poco polémico, sobretodo hablando de la propiedad intelectual, ya que somos la clase de música.
    Pero empezaré hablando de la simbología. La simbología está perdiendo su significado, pero también hay que pensar en lo que representa España, es decir, una cultura con ciertos valores y tradiciones. Las tradiciones a veces deben cambiarse porque su simbología es errónea, medieval, y entre otras cosas inventadas por personas, cuyas personas mostrarían en su tradición una ideología, por eso no todo el mundo está de acuerdo, o bien no sigue esa tradición.
    La simbología de la navidad se va perdiendo, pero la navidad tiene una simbología para unas personas (amor, familia, nace Jesús, etc…) y para otras (chimenea, luces, regalos, compras, vacaciones….). Entonces se dirá, pues si esas personas no son creyentes pues que no tengan vacaciones ni nada, porque no son sus fiestas. Aunque no son sus fiestas también son sus fiestas, es decir, me explico, hay visiones diferentes en la vida, y al igual que hay distintas maneras de ver política, o ver algunos problemas, también la hay para ver fiestas, lo único que debe haber respeto por ambas partes. Pero la navidad es una parte de la simbología, porque hay más fiestas a parte de ella, por ejemplo los toros, pero ese es un debate muy largo y sin fin el cual no voy a meter en este comentario. Mejor escribiré sobre la propiedad intelectual, pues estoy más cercano a ese tema, ya que para mí la navidad no es una tradición para mí, ni es época de vacaciones, así que por el momento me abstengo a ese tema.

    La propiedad intelectual, debate en el cual hay más diversidad de opiniones, a mi parecer, que en tradiciones.
    La propiedad intelectual es un debate con el que me puedo sentir identificado, ya que tengo editados un par de discos, uno por copyleft y otro por copyright. Pero empezaré por otros campos artísticos. Pienso que la propiedad intelectual debe estar reconocida, es cultura, pero al igual que está en ejemplo de los edificios de la Gran vía puede estar mejor o peor reconocida. No por no recibir dinero está mejor o peor reconocida, pero si no está pagada debe constar por lo menos un reconocimiento por la obra, en el caso de tu caballo debería poner tú nombre Juanjo, pero bien sabrás también que existe la ignorancia, y a lo mejor por eso no han reconocido la obra con tu nombre. A su vez he de decir que hay diferentes maneras de ver esa propiedad intelectual, es decir, el autor simplemente puede querer darse a conocer y enseñar a la gente su obra, o pretende vivir de ella, si lo pensamos mejor el autor lo puede tener como un hobby asociado a una vida, o lo puede tener como hobby asociado a su vida. Pero la mejor manera de explicarlo será con la música.

    continúa...

    Daniel Díez Pérez
    3º Musical

    ResponderEliminar
  11. Claro, si decimos música, propiedad intelectual, dinero, en lo que se piensa es en la SGAE. Pues bien, yo seré socio de la SGAE cuando tenga una copia del contrato que firmé para el segundo disco que he editado, y bien, ¿eso significa que esté a favor? no, pero ¿significa que estoy en contra? tampoco. Bien, defiendo mi idea: Yo hago música con unos cuantos amigos, y la hacemos porque nos gusta, o mejor dicho, empezamos porque nos gustaba, ahora nos sigue gustando, y más que nunca, por eso es inevitable pensar querer vivir de ella, y dejar todo lo que tengo por ella. Pues bien, la música requiere un trabajo diario, dicen que para controlar bien un instrumento hace falta tocar dos horas diarias, además en el local de ensayo se echan muchas horas, más que en casa, incluso hay épocas como en la grabación que estás hasta 10 horas nada menos dentro de un estudio de grabación, y así durante un mes, si hechamos cuentas son 300 horas mensuales a lo que llegar a ser 75 horas semanales, cuando una jornada completa es de 40 horas. Pues bien, y yo pregunto ¿merece la pena hacer una doble jornada sin descanso y a su vez teniendo otras ocupaciones? Claro, a esa pregunta debemos añadir que ese trabajo no solo es descargado, sino que lo usan locales de fiesta para su propio beneficio sin tenerlo el propio autor. De eso se quejan los locales nocturnos, que les cobran por poner música, pero sin embargo podemos leer en cualquier anuncio de un local “La mejor música” podíamos llamarlo el negocio perfecto.
    Otra visión es la de las ventas de los cd´s, claro, que menudos los músicos que ponen su disco a 23 euros, ¿qué se habrán creído? Pues bien, ese precio no lo pone el músico, y la discográfica indirectamente tampoco, y ejemplo de ello es mi disco, la discográfica lo vende a las tiendas a 5 euros creo recordar, o a 3 euros, pero vamos a fnac y lo venden a 14,99€, y vamos a Mediamarkt y se vende a 11€, la culpa la tiene el músico… o eso dicen los que saben de música y tienen el E-mule encendido las 24 horas del día. Pero claro, el músico es el malo, y con esto no apoyo esos precios, pero se debe saber que es el comercio y no el músico el que pone esos precios. De hecho el músico cobra más en la SGAE según el número de discos que se venda, ¿no sería de hipócrita poner un disco a un precio elevado para que la gente no lo compre y así no cobrar? Sería un poco absurdo…
    También decir que el autor paga por adelantado los derechos de autor que el mismo genera, y no solo con los cd´s sino con los conciertos, ahora para dar un concierto debes pagar tus propios derechos aunque luego te los “devuelvan”.
    Obviamente para mí, este tipo de paredes hacia la vida que deseo con la música no hará que lo abandone, pues simplemente el hecho de estar un rato con mis amigos, tomarse unas cervezas, disfrutar de sensaciones que solo se puede sentir con el arte, hace que es la vida tenga más valor del que tiene.
    Podría seguir así y escribir un libro, cosa que no haré. Así que solo dejaré una frase escrita que se debería pensar un poco más detenidamente, aunque eso no significa que esté a favor de todos los pasos de la SGAE:
    “Todo el mundo quiere música, pero nadie la quiere pagar”
    Un saludo y feliz navidad o felices fiestas.
    P.D: May, te recuerdo otra vez de nuevo que Ramoncín es historia en la SGAE, aunque ha dejado mucha historia.

    Daniel Díez Pérez
    3º Musical

    ResponderEliminar
  12. Hace mucho que el arte dejó de ser plástico y material y pasó a ser idea, como podemos ver Velázquez en su obra Las Meninas se pinta así mismo con el pincel en la mano, pensando y no pintando, el arte son ideas, por tanto sólo podrán ser juzgadas por los filósofos (Félix de Azua - diccionario de las artes), el concepto de artista cambia durante los tiempos , tenemos que preguntarnos qué es la propiedad intelectual, y si queremos pagar por un CD material o por una idea, por ejemplo John Cage , tiene obras en silencio, en las que las personas que se encuentran en la sala forman parte de la obra, ¿pagaríamos por el silencio?, ¿no estamos un poco desfasados haciendo preguntas de hace siglos?, ¿no debe el artista darse cuenta de que los tiempos cambian y que tiene que cambiar con ellos?

    Respecto al tema de las navidades decir que son unas fechas en las que lo único que nos importa es el comprar, todo gira en torno al materialismo, que me traerán los reyes, Papá Noel, desde pequeños nos han metido esa idea en la cabeza, los niños son una masilla que se puede moldear, en cambio en los mayores la masilla está dura y ya es imposible, debemos enseñar a los niños que la navidad es mucho mas, la unión familiar se perdió. Estamos en una época de cambio, debido a la “crisis”, yo en este sentido le doy la bienvenida porque creo que esta es la única manera de hacernos mirar hacia dentro y olvidarnos por necesidad en muchos casos de tanto comprar.

    En toda fiesta hay un alumbrado, que significa fiesta y consumismo, nos da igual el verdadero sentido que tiene la fiesta, en vez de sentir esa luz dentro de nosotros, la de nuestra conciencia, el deseo de amor universal, somos como moscas, cuanto más brillen las cosas más nos gustan.

    Año tras año vemos como nuestra ciudad, nuestro pueblo, nuestro barrio cambian de apariencia, se viste de gala, para recibir unas fechas importantes, a pesar de lo que se crea, unas fechas en las que la inocencia de un niño al pensar que “papanuel” dícese así en canarias, llega un día entra en tu casa y deja todos los regalos bajo el árbol y escapa con su trineo lejos, tan veloz que ni se aprecia el color del trineo, ni si Papá Noel estaba dentro, ese instante que dura el susurro de un timbre entre el ruido estrepitoso de una familia de mediana clase, que parece que compiten para ver quien habla más alto y con más gente a la vez, en ese instante hay un niño en pleno estado de nerviosismo que no quiere abrir la puerta por temor a encontrarse a cierto personaje patrocinado por Coca Cola, y mientras tanto esta el “tito” saltando el muro exterior de la casa a toda prisa, con un disfraz 5 tallas más pequeño, que hace que saltar el muro sea toda una hazaña, en todo esto el niño se dispone abrir la puerta y una voz a lo lejos grita “jo” “jo” “jo” ¡feliz navidad! justo en ese instante el niño se vuelve hacia ti y te dice es Papá Noel! Con una sonrisa inmensa, y aunque solo tenga un simple juguete, esa felicidad que tiene, no se la quita nadie, porque ¿qué es la navidad? Sino la ilusión de los niños, la inocencia, la unión de una familia, la felicidad y la dicha de estar juntos.

    Ilenia Hernádez Tavío
    3ºEd.Musical

    ResponderEliminar
  13. Sobre la simbología,no puedo estar más de acuerdo con David.El signo "muta".Siempre he pensado que los únicos que siguen a pies juntillas lo citado en la Biblia son los Judios Ortodoxos,en lo referente a la idolatría de imágenes.(El becerro de Oro,etc)

    Lo que en un principio era un método de trabajo para hacer llegar los conocimientos inmersos en la biblia,las parábolas o los nombres de los profetas y Apóstoles a un pueblo llano y analfabeto,poco a poco fue tomando un matiz completamente diferente.De ahí el culto en semana santa y la devoción de algunos feligreses por una figura en concreto.
    Por poner un ejemplo,si buscais como es la celebración de la Semana Santa en Lorca (Murcia)vereis que los fieles se decantan por una imagen que va asociada un color (el color del pañuelo que ellos llevaran)formando equipo y animando su paso y abucheando al opuesto.Siendo los más populares el paso blanco y el paso azul (virgen de los dolores)esto no dista mucho de un partido de fútbol y no recuerdo haber vivido mucho recogimiento y penitencia en el ambiente.

    No creo que la Navidad sea una expeción en lo referente al cambio del signo y lo curioso es que sigue un patrón repetitivo en las todas las sociedades.(sobretodo en las del primer mundo)

    A veces me viene a la cabeza,aquella frase de mi profesor de religión."Los que no creen en Dios,buscan sus dioses en otros lugares"(el dinero,el consumismo,los vicios)

    Yo personalmente preferiría que esta simbología Navideña fuese anulada,al igual que ha sido anulada de su significado original y que el dinero de las luces (a bajo coste,por supuesto)fuese invertido en todos esos padres y madres que están en paro en este momento y que por mucho que miren las luces y quieran ver reflejadas sus esperanzas en la decoración de la capital saben de sobra que las bombillas ni pagan facturas ni se pueden masticar.

    Sobre la propiedad intelectual...

    Por un lado pienso que la industria de la música,no ha sabido transformarse y adaptarse al mercado.Creo que el proceso siempre se ha limitado más o menos a lo mismo.Materia bruta (músico y música)+producción+marketing+venta al público=beneficios.(esquematizando mucho)Se han limitado a ir adaptando el producto a los nuevos formatos y ahora tienen goteras por todas partes.

    Internet es puro y duro marketing,si en lugar de robar al consumidor,las discográficas o los propios autores negociasen o hubiesen negociado en su momento con los portales de internet y los medios de descarga estas coutas que necesitan para que el negocio exista,no hubiesemos llegado a esta situación.

    Por otro lado,los artistas ,más concretamente a los músicos,en las giras han recuperado el dinero "perdido" por lo que realmente el problema lo sufren las discográficas que se niegan a desaparecer o a quedar relegadas en segundo lugar.

    Sobre la SGAE la última noticia que leí,fue sobre un peluquero en cataluña,al que querían cobrarle la cuota de derecho de autor por tener la radio puesta.(según el inspector,se escuchaba la música desde la calle)En este caso,el negocio no es de ocio precisamente y nadie va a la peluquería a escuchar "Radio Olé",nisiquiera es un hilo musical contínuo.

    Para concluir yo distinguiría entre los derechos de autor,que creo que son necesarios para proteger la originalidad y las creaciones de los autores y la SGAE es como los israelitas en oriente medio intentando plantar la bandera en tierra de nadie.

    bueno,y vosotros con quien vais ¿con Papa Noel o con los Reyes Magos?

    Beatriz López Calderón-·3ºMusical

    ResponderEliminar
  14. Estamos rodeados de símbolos, en todas las culturas existen símbolos, unos más radicales que otros, pero existen.

    Por una parte, me gusta la idea de saber comprender todo lo que pasa en una situación o un lugar, con tan sólo la imagen de un símbolo, pero por otra parte creo que el uso de los símbolos puede ser un pelin confuso por el echo de que no existen palabras que expliquen su significado.

    Los símbolos han acompañado toda la historia del hombre, un ejemplo claro es la "paloma de la paz", todos las personas al ver esa imagen saben que es pacífica, alomejor no saben por qué una paloma sujeta una hojita en su pico, pero si que saben que todo en su conjunto está relacionado con la paz.

    Una imagen vale mas que mil palabras...

    En cuanto al tema referente a la propiedad intelectual, la verdad no tengo mucha idea sobre el tema, sé que como persona que estudia Magisterio Musical debería de estar puesta en el tema, pero de momento no me he parado a informarme, tan sólo ahora he mirado "algo" para poder escribir algunas líneas.

    A mi parecer creo que el artista que vaya buscando la manera de hacer dinero con sus obras no llega lejos, llega lejos aquel que simplemente quiera expresar su manera de ver el mundo mediante su arte y si despues de expresar esto, llega el dinero...!bienvenido sea¡

    Leticia Santos Herraez
    3º Magisterio Musical

    ResponderEliminar